El fútbol en Reinosa en el siglo XX

Florencio Casuso Charterina

LOS INICIOS
El fútbol ha sido el deporte rey, tanto a escala na­cional como comarcal, el que más se ha practica­do desde que llegó procedente de Inglaterra, ex­tendiéndose rápidamente por nuestra península. Los marineros ingleses y los jóvenes españoles que cursaban sus estudios en Inglaterra fueron los que introdujeron el gusanillo de este de­porte en la sociedad española.
 
Allí donde había un puerto y atracaban los barcos ingleses se organizaban partidos de fútbol ante la expectación de los ve­cinos de la ciudad. A Reinosa, al igual que a otras poblaciones del norte de España, llegó la afición del fútbol y se comenzó a practicar este deporte en el verano de 1917, en los campos de la Vega y de las Eras de Nestares. En principio, se celebraban par­tidos amistosos entre estudiantes reinosanos que conocían el juego y sus reglas por haberlo visto o practicado en las ciudades donde estudiaban sus carreras universitarias. Más tarde se formó un equipo local, con estudiantes y jóvenes de Reinosa, seleccio­nados previamente, para enfrentarse al equipo de la colonia ve­raniega que estaba capitaneado por Juan Barrero, jugador que fue del Sevilla y del Real Madrid.
 
Estos partidos veraniegos fueron tan espectaculares y apa­sionados que enseguida se formó una gran afición, formándose primero el equipo del Gorrión y, algo más tarde, el Club Depor­tivo Reinosano "El Vaso". De estos dos equipos se formó una se­lección, con sus mejores jugadores, para enfrentarse en los años 1918 y 1919, en varias ocasiones, al Esperanto de Mataporquera, formado por españoles, belgas y franceses, que trabajaban en la fábrica de vidrio que por aquellos años existía en esta localidad.
 
Como la afición al fútbol iba en aumento se fundó, en 1921, el Reinosa F. C., que se fusionó más tarde con el C. D. Reinosa­no "El Vaso", formándose así el equipo representativo de la ciu­dad que dio muchas tardes de gloria a sus seguidores hasta su desaparición en el año 1927. El domicilio social del Club estaba en la calle Falconde, encima de la frutería de La Marina, domici­lio que fue cedido por "El Vaso" al hacerse la fusión de ambos clubes. El primer presidente del Reinosa F. C. fue Adolfo Casta­ñeda, al que le siguieron José Marcos Martínez de León e Isido­ro Palacio.
 
Algo más tarde, un grupo de jóvenes, animados por el auge que estaba tomando el fútbol, fundaron el Racing Club de Reinosa. Este equipo, aunque nació de una manera modesta, pron­to llegó a ser el gran rival del Reinosa F. C. El Racing estuvo pre­sidido desde su fundación hasta su desaparición por el indus­trial Federico Amor, que fue el gran mecenas de este Club; trajo jugadores de fuera de Reinosa y logró hacer un potente conjun­to que consiguió importantes resultados en la liga provincial. El domicilio social le tenía en la primera planta del Café Ebro y sus partidos les jugaban en el campo de Los Tinglados, a la salida de Reinosa en dirección Santander.
En el año 1921 se iniciaron las obras para la construcción de los Campos de San Francisco, propiedad del Excmo. Ayunta­miento de Reinosa, que fue inaugurado en junio de 1923, en un partido entre el Reinosa F. C. y el C. D. Rojo de los Corrales de Buelna. Aunque la inauguración oficial se hizo algo más tarde con un memorable partido entre el New Racing, aquel gran equi­po que logró conjuntar Mr. Petland, y el Reinosa F. C.
 
En la temporada 1922-23, el Reinosa F. C. quedó campeón de la Serie C del Campeonato Regional, organizado por la Fede­ración Cántabra de Fútbol, ascendiendo a la Serie B. Ésta fue una buena campaña del equipo reinosano, practicaba un buen fút­bol y triunfaba en los diversos campos provinciales que visita­ba, para satisfacción de las diversas peñas deportivas locales. En los partidos que se celebraban en Reinosa la afición animaba constantemente a sus jugadores.
Por falta de recursos económicos y por haber pasado sus me­jores jugadores a la Gimnástica de Torrelavega, desapareció pri­mero el Racing Club y en el año 1927 el Reinosa F. C. Posible­mente, la pugna deportiva para conseguir mejores resultados que el rival vecino llevó a los equipos a fichar más jugadores fo­ráneos, encareciendo los presupuestos por encima de las posi­bilidades económicas de los clubes. Algunos de los jugadores del Racing se incorporaron al equipo del Reinosa F. C. hasta su desaparición.
 
 
CLUB DEPORTIVO NAVAL
Debido a la importancia social que el fútbol había despertado en Reinosa, como consecuencia de las sobresalientes actuaciones de los dos equipos de­saparecidos, la Sociedad Española de Construcción Naval (más tarde Astilleros Españoles, Forjas de Reinosa y Sidenor) organi­zó en la primavera del año 1928 un torneo de fútbol entre los ta­lleres y oficinas.
El torneo, ganado por el Taller de Artillería, fue un éxito y se pudo comprobar que había jugadores con una calidad más que aceptable, convenciéndose la dirección de la fábrica que formar un equipo de fútbol que llevase el nombre de la empresa y ju­gase las competiciones oficiales organizadas por la Federación Cántabra de Fútbol, sería una interesante obra social. De esta for­ma se fundó el Club Deportivo Naval de Reinosa.
 
En su segunda temporada en la 3a Categoría Regional. 1929-30, logró el título de Campeón y por lo tanto el ascenso a la 2a Categoría Regional, al vencer por el abultado tanteo de 9-0, en los Campos de San Francisco de Reinosa, el 27 de julio de 1930, al segundo clasificado, el Tetuán F. C. de Santander.
 
En la temporada 1932-33, logró el ascenso a la 1a Categoría Regional, al quedar subcampeón en la liga de segunda y ganar la promoción de ascenso, donde permanece hasta 1936. Durante losaños de la guerra civil se suspendió la competición, reanudán­dose en la temporada 1940-41, participando de nuevo el C. D. Naval en la 1a Categoría Regional.
En la temporada 1948-49 es cuando el C. D. Naval logró por primera vez el ascenso a categoría nacional, a la Tercera Divi­sión del fútbol español. El club puso todo el empeño en conse­guir el ascenso, llegaron jugadores de Santander y Valladolid a los que dieron trabajo en los talleres de la empresa. El equipo hizo una buena campaña y quedó subcampeón de la 1a Catego­ría Regional (la que hoy se conoce como Regional Preferente), empatado a puntos con el campeón, el Santoña, que jugó el úl­timo partido de la liga en Reinosa y logró un empate cuando el C. D. Naval necesitaba la victoria para conseguir el ascenso. Por problemas económicos el Santoña renunció a la Tercera Divi­sión y su plaza fue ocupada por el conjunto reinosano.
 
Una de las épocas más brillantes del C. D. Naval fueron las dos temporadas siguientes al ascenso, se reforzó la plantilla con jugadores de contrastada valía y el equipo desde el primer parti­do se adaptó perfectamente a la nueva categoría. La primera tem­porada hizo una magnifica campaña y quedó en séptimo lugar, ganaba con cierta facilidad en casa y los viejos aficionados aún recordarán los partidos contra la Leonesa, el Caudal de Mieres o el filial del Coruña. Al final de la segunda temporada, 1950-51, en la que se clasificó en el puesto once, renunció a la categoría na­cional por problemas económicos; los largos desplazamientos, las fichas de los jugadores y los sueldos que se perdían en los des­plazamientos ocasionaban unos gastos difíciles de mantener.
En estas dos temporadas, posiblemente, el C. D. Naval tuvo la mejor plantilla de todos los tiempos, alguno de sus jugadores cuando se marcharon de Reinosa ficharon por equipos de pri­mera y segunda división, como fueron los casos de: Artabe (a las Palmas), Fausti (al Salamanca), Rodríguez (al Cádiz), Platón (al Zaragoza) o Muga (al Zamora).
 
Una de las mejores temporadas en la historia del C. D. Naval ha sido la de 1956-57, ganó todas las competiciones en que par­ticipó y se paseó por todos los campos de Cantabria como un gran líder. Ganó la liga de Primera Categoría Regional, ascen­diendo a la Tercera División, fue Campeón de Aficionados y Campeón de la Copa Cantabria. Todo un récord en la historia del Club y de la Autonomía Cántabra.
Este éxito tuvo un gran mérito si se tiene en cuenta que toda la plantilla estaba compuesta por jugadores de Reinosa y de su zo­na, todos ellos salidos de los campeonatos juveniles del Torneo de Primavera. Con esta misma plantilla jugó en Tercera División haciendo una buena campaña en la temporada 1957-58, volvien­do a ganar la Copa de Cantabria por segundo año consecutivo.
Todo no iban a ser éxitos, en la temporada 1960-61 la situa­ción económica no fue buena y esto repercutió en el equipo, cu­ya plantilla se vio mermada por la marcha de los jugadores Ma­rio, Paco (el Negro) y Robles a la Gimnástica de Torrelavega. En la temporada anterior también habían dejado el equipo los her­manos Fernández Sierra (a la Gimnástica), José Luis (al Burgos) y su hermano Eloy (al Sevilla).
Ante la ausencia de tantos jugadores en dos temporadas, la situación deportiva fue francamente mala, el equipo quedó el úl­timo de la clasificación y por lo tanto perdió la categoría nacio­nal, bajando de nuevo a Primera Regional.
 
En la siguiente temporada, 1961-62,  regresa de nuevo a la Tercera División al quedar Campeón de la Ia Categoría Regio­nal, después de hacer una excelente campaña con un fútbol de calidad que gustaba a los aficionados reinosanos, que lo de­mostraban con su asistencia a los Campos de San Francisco. Dos temporadas más tarde volvió a perder la categoría nacional, des­cendiendo de nuevo a la regional, donde estuvo hasta la tem­porada 1975-76 en la que se proclamó Campeón de la Regional Preferente, categoría que se creó en esta temporada.
Después de doce años, el C. D. Naval consigue proclamarse campeón de la Regional Preferente y asciende a la Tercera Divi­sión. En esta misma temporada participó en el Campeonato de España de Aficionados, representando a la Federación Cántabra. Su actuación fue muy destacada, llegó a las semifinales, elimi­nando al Atlético Universitario, al Erandio, al Ainatasuna y al De­portivo Bañólas. En la semifinal cayó ante el Betis Balompié, per­diendo por 5-1 en el Benito Villamarín y ganando por 2-1 en el San Francisco reinosano.
En la siguiente temporada, 1976-77, y bajo la presidencia de José Manuel García Pinto, el C. D. Naval inicia su nueva anda­dura en Categoría Nacional. Por primera vez el equipo participa en la Copa del Rey, siendo eliminado por el Valencia C. F. El par­tido de ida se jugó en el estadio Luis Casanova con el resultado de 6-0 a favor del equipo valenciano; el de vuelta fue ganado por el C. D. Naval por el resultado de 1-0.
 
En el torneo de las Fiestas de San Mateo de 1976, organiza­do por el club reinosano, participó por primera vez en Reinosa el equipo alemán MTV Gifhorn.
 
Como consecuencia del fichaje de jugadores foráneos, con el fin de reforzar el equipo en la Tercera División, los dirigentes del Club deciden formar un segundo equipo, con el nombre de AESA, que en su momento pueda aportar jugadores al C. D. Naval.
Con el ascenso del primer equipo reinosano la afición al fút­bol se incrementa en la ciudad y su comarca, el número de so­cios alcanza la cifra récord de mil quinientos. Hay un equipo en la Tercera División, otro en Regional, Juveniles e Infantiles; el deporte del balompié revoluciona también a los colegios de Reinosa y esto se transmite a los Torneos de Primavera con la par­ticipación de muchos equipos infantiles.
Al finalizar la temporada 1976-77, en el penúltimo partido de liga, el día cinco de junio, coincidieron dos hechos relevantes en el fútbol local, la visita a Reinosa del Baracaldo, campeón del gru­po y ascendido a la Segunda División y la entrega de los premios a los equipos participantes en el Torneo Infantil de Primavera.
 
Por tal motivo la asistencia de público a los Campos de San Francisco fue masiva, registrándose una de las mayores entra­das de todos los tiempos y un colorido pocas veces presencia­do en un partido de fútbol; seguidores vascos con sus bande­ras al viento y equipos infantiles uniformados con sus equipa­jes y pancartas.
El Baracaldo recibió ese día la copa de Campeón del I Gru­po de la Tercera División, trofeo que pudo exhibir ante sus se­guidores y ante la afición reinosana.
 
A partir de la temporada 1986-87 el grupo de Tercera División estuvo formado sólo por equipos de la Autonomía de Cantabria; por primera vez veinte clubes cántabros militan en Categoría Na­cional. Esta reestructuración resultó económicamente positiva pe­ro perdió calidad futbolística que repercutió en el aficionado, que acostumbrado a ver equipos de otras regiones y volver a una Ter­cera Regional no le resultaba alentador, así que disminuyó el in­terés y la asistencia de público decayó alarmantemente. Desde esa temporada hasta el final del siglo el juego del equipo no ha atraí­do al aficionado y se ha mantenido en categoría nacional sin pe­na ni gloria, con solamente un descenso a la Regional Preferente.
En los últimos veinticinco años del siglo XX ha jugado en Ca­tegoría Nacional, en la Tercera División del Fútbol Nacional, ex­ceptuando la temporada 1995-96 que lo hizo en la Regional Pre­ferente. Sin duda, ha sido el Club que ha contribuido en mayor medida a que se conozca el nombre de Reinosa fuera del ámbi­to autonómico.
El C. D. Naval es la única entidad deportiva que se ha mante­nido a lo largo de todo el siglo XX y que lleva camino de cumplir su centenario, lo que sería un orgullo para el Club, para la em­presa que le fundó y para la ciudad de Reinosa. En su larga carre­ra deportiva ha tenido épocas de gloria y ha llevado con bizarría el nombre de la ciudad y de la empresa por la mayoría de los cam­pos de fútbol de la geografía española. De sus filas han salido me­dio centenar de jugadores que, por su calidad, han llegado a jugar en equipos de Primera y Segunda División de la Liga Española.
 
 
EQUIPOS AFICIONADOS
En los años veinte y treinta, el fútbol no se practica­ba solamente en el ámbito de clubes federados, ca­da barrio o cada peña de amigos tenía su equipo que competían entre sí, en competiciones extraoficiales, espe­cialmente, en primavera y verano cuando el tiempo era más pro­picio para la práctica del balompié. Estos equipos eran, entre otros: Sporting, Siempre Adelante, Sin Miedo, La Estrella, Deser­tores, Fortuna, Infantil Racing, Regulares, el Comestible, San Ro­que, el Cloroformo, Ferroviaria...
 
En el año 1933 se organizó el primer campeonato comarcal, que se denominó Trofeo de Primavera y que fue ganado por el Comestible F. C., equipo compuesto por comerciantes de la ciu­dad, como, Rufino, Antonio Álvarez, Federico Merino (el Cotorrito), Antonio Gutiérrez o Fidel. En el año 1935 se proclamó cam­peón el San Roque, representativo del popular barrio reinosano.
En 1936, con el torneo a medio decidir, se tiene que suspen­der a consecuencia de la guerra civil. Finalizada la contienda, se vuelve a celebrar el Torneo de Primavera en los primeros años cuarenta, organizado por el Frente de Juventudes. Una selección de esta organización participa durante algunos años en los cam­peonatos provinciales, destacando varios jugadores que des­pués pasan al C. D. Naval, como: los hermanos Castañeda, los Orbegozo, los Amor, Juanma o Ramonchu.
 
Aproximadamente, hacía los años 1942 a 1944 se fundaron los equipos de: "El Carmelo", de los Nemesio Obeso, Lanque,  Fede Pozo, Nandito y Chencho Diez Vicario: "Los Trece", de pro­ductores del Taller de Artillería de La Naval; "El Donosti", de los hermanos Platón (Ventura y Paco), Chechu, Tomás, Carballeda y Toño; el "Juvencia" o el "Admira", de Matamorosa, con los Echave, Puente y Epi...
En el año 1946 se fundaron dos de los equipos más repre­sentativos de la juventud de Reinosa aficionada al deporte del balompié, el Invencible y el Cantabria. Equipos que practicaban un buen fútbol y que fueron grandes rivales en el campo depor­tivo, aunque amigos fuera de él. Por aquella época tampoco po­demos olvidar al Veloz, del barrio de las Eras, con Manín, Yayo, Agapito, Ramón, Angel o Nano.
El Invencible estuvo preparado por Jenaro, ex portero del Reinosa F. C. y propietario del Restaurante "Casa Jenaro", famo­so en toda la provincia por su extraordinaria cocina, dirigida por su esposa Fany. De este equipo salieron excelentes jugadores para el C. D. Naval, caso de: Abelardo, Mari, Damián, Aniceto, Chevis, Berto y Valentín (hijo de Jenaro). Este equipo en Reino­sa era casi invencible, como su nombre indicaba, su fama tras­pasó las fronteras comarcales, llegando a enfrentarse hacía el año 1948 con los equipos santanderinos del Koska y el Perines, ganadores en aquellos años del gran Torneo de Barrios del Tro­feo Alerta, con resultados victoriosos.
 
El Cantabria estaba dirigido y patrocinado por Vicente Ar­mas, formado con jugadores, en su mayoría, estudiantes de Ba­chiller. Fue el mayor rival del Invencible y había formado un equipo que practicaba un buen fútbol, con excelentes jugado­res que pudieron haber jugado en el C. D. Naval pero al conti­nuar con sus estudios abandonaron la práctica del balompié. Es­te equipo también destacó por su correcto vestir en el terreno de juego con sus colores blanco y negro. Entre sus jugadores po­demos citar a: Jaime (Martorell), Alberto Armas, Pencho Pozo, Chus L. Lantarón. Loza, Chus Pérez, Salazar, Chus G. Castañeda, Chema o Ignacio de Blas (Pome).
A partir de los éxitos del C. D. Naval en Tercera División, au­mentó la afición en los torneos juveniles, destacando el Torneo de Primavera que organizaba el Frente de Juventudes con la co­laboración del C. D. Naval. En estos años destacaron los equi­pos del Numancia, Rayo, San José, Carmelo, Acción Católica, Bolmir, Matamorosa, Requejo, Izara, etc., de ellos salieron juga­dores para el C. D. Naval, tales como: los hermanos Fernández Sierra, Gabi, Tonis, Mario, Villa, Geli, Manolo y Pedro Gato, Casuso, Cantero, Paco Cayón, Julio, Basilio, Hernández, Paco (el Negro), Félix, Rojo (Puchades), Robles, Toño y un largo etc.
 
 
EQUIPOS JUVENILES
La cantera local se venía promocionando en los Tor­neos de Primavera, hasta que en el año 1954 la Fede­ración Cántabra se decidió a organizar de forma ofi­cial el primer Campeonato Juvenil Provincial. El único equipo juvenil de la comarca que se federó en este campeonato fue el Rayo, entrenado por Sami, al que incorporó jugadores de los otros equipos campurrianos; así que el Juvenil Rayo se convir­tió en la principal cantera del C. D. Naval, hasta que este club se decidió a formar su propio juvenil.
El Juvenil Rayo ha sido el que más años ha durado como club de fútbol en Reinosa, después del C. D. Naval. Desde su funda­ción en el año 1951, donde militaban los hermanos Rojo (Luis y José), Villa, Geli, Mario..., y siempre de la mano de Daniel Pé­rez Samitier, ha estado en activo hasta los años noventa, prácti­camente hasta la muerte del inolvidable Sami; un hombre que se dedicó en cuerpo y alma al fútbol, con una extraordinaria tra­yectoria de dieciséis años como jugador del C. D. Naval y cua­renta años como entrenador de los infantiles y juveniles de su querido Rayo.
 
Desde el año 1954, en que comienzan a competir los equi­pos juveniles bajo el control de la Federación Cántabra, los afi­cionados de Reinosa han tenido muchas satisfacciones en esta categoría, primero con el Rayo y más tarde con el Juvenil del Na­val, en unas épocas llamado Forjas, en otras Cenemesa o Westinghouse, dependiendo del patrocinador de cada temporada.
La temporada 1956-57 fue destacada para el Juvenil del Na­val, quedó subcampeón provincial y se clasificó para jugar la fa­se nacional después de eliminar al campeón, que ese año fue el Nueva Montaña. En la primera eliminatoria dejó fuera al Juvenil Arnao de Avilés, cayendo en la segunda ante el Chorrierri, en San Mamés; en esta partido el saque de honor fue efectuado por el ciclista Jesús Loroño, ganador de la Vuelta Ciclista a España de 1957. El Juvenil del Naval presentó la siguiente alineación: Cuqui; Villegas, José Antonio, Chulé; Castañedo, Mamel, Sebito, Tomasín, Eloy, Espurz y Mariano.
 
En la temporada 1966-67, de nuevo el Juvenil del Naval, en­tonces Juvenil Forjas, se proclamó campeón de Cantabria, clasificándose para la siguiente fase a nivel nacional. En la primera eliminatoria le tocó el Juvenil Athletic de Bilbao, campeón de Vizcaya; los dos partidos fueron ganados por los vascos, en Rei­nosa por 0-1 y en Bilbao por 7-0. El juvenil reinosano formó con el siguiente equipo: Llacer (Toño Calderón); Chuchi, Soberón, Parte; Darío, Roberto; Javier, Gelo, Paco, Linares y Zalo. El en­trenador era Mario Torices y el de los vascos José Luis Garay.
De nuevo en la temporada 1973-74, el Juvenil, entonces J. Westinghouse, logró el título de Campeón en la Liga Provincial y representó a Cantabria en el Campeonato Nacional. Pasó la pri­mera eliminatoria pero cayó en la segunda contra el Juvenil del Coruña, en aquel partido donde el portero gallego se colgó del travesaño de su portería y lo partió. El equipo reinosano formó con la siguiente alineación: Nardo; Pedro, Isaac, Ramonín; Juanjo, Juan Carlos; Piru, Novo, Cabezas, Mariano y Pablo. El entre­nador era Felipe Peña y el delegado Paco Fernández (el Salchi­chero), persona totalmente dedicada al fútbol juvenil.
 
En la temporada 1980-81 el Juvenil Westinghouse, se procla­mó Campeón Provincial del famoso Trofeo Alerta "Los Barrios", ganando en la gran final al Juvenil del Racing de Santander por 1-0, en los Campos de Adarzo. Ha sido la primera, y única vez, que un equipo juvenil de Reinosa ha conseguido tan prestigio­so torneo. El equipo reinosano presentó la siguiente alineación:
Benjamín; David, Macho, Carlos; Siró. Juan Carlos; Olegario. Casuso, De Cos, Manolo y Allende (Robles). El equipo estuvo diri­gido por Julián González.
 
Para poder tener un nivel competitivo en el C. D. Naval y en los Juveniles es necesario trabajar y cuidar el fútbol base, tener equipos en alevines, infantiles y cadetes que abastezcan al juve­nil y después al primer equipo. Ha habido épocas que esta polí­tica se ha llevado bastante bien pero en otras se ha descuidado más de lo debido y puede ser una de las causas por lo que se tar­da en recoger los frutos.
Los Torneos Infantiles de Primavera organizados por el C. D. Naval, desde el año 1967, han mantenido viva la afición de los pe­ques para llegar a ser futbolistas, primero del Naval, luego del Racing de Santander, Real Madrid, Barcelona, Valencia o Deportivo.
Estos multitudinarios torneos, en los que han llegado a participar hasta cuarenta y tantos equipos en un año, de distintos colegios y barrios de la ciudad, han servido para seleccionar a los mejores para los equipos infantiles y juveniles federados. En estos torneos destacaron los equipos del Rayo, San José, Antares, Aprendices de Naval, Aprendices de Cenemesa. Deportivo Campurriano, Mataporquera, Casimiro Sainz de Matamorosa, Cantabria, Ruta Blan­ca, Peñas Arriba, Besaya, Requejo, Montañés, etc. etc.
 
 
NAVAL-AESA
En la temporada 1976-77 el C. D. Naval inicia su nue­va andadura en la Tercera División del fútbol na­cional, en el primer grupo de los seis en que estaba dividida la categoría, tres de la zona norte y otros tres de la zona sur. Era una categoría similar a la actual Segunda B.
Con el fin de reformar el primer equipo, los dirigentes del Club Deportivo Naval deciden fichar jugadores de fuera de Rei­nosa, de contrastada valía, y crear un segundo equipo con el nombre de Naval-AESA, con jugadores promesas que aún no es­taban preparados para el primer equipo pero que compitiendo en categoría regional podían llegar a conseguir la madurez y ex­periencia necesarias
Naval-AESA. 1980El primer equipo del Naval-AESA estuvo entrenado por Fe­lipe Peña, que ya había hecho de preparador del C. D. Naval en temporadas pasadas, y formado por los jugadores: Nardo, Mari­na, Lorenzo, Vallecillo, Altuna, Gerardo, Pablito, Cabeza, Gelín Robles, Abad, Mariano Casquero... Debido a la coincidencia de partidos con el C. D. Naval o al mal estado del terreno de juego del Campo de San Francisco, algunos partidos tuvieron que ju­garse en el Campo del Colegio San José.
 
El coste de este equipo encarecía el presupuesto del C. D. Naval y como a partir de la temporada 1980-81 el grupo de la Tercera División del primer equipo quedó reducido a Cantabria y Asturias, los dirigentes tomaron la decisión de quitar el Naval- AESA. Duró solamente cinco temporadas, en las que aportó va­rios jugadores al C. D. Naval, como fueron, entre otros, los ca­sos de: Nardo, Cabeza, Abad, Berto, Damián, Nito, Trueba, Amor, los hermanos López, Cuesta e Iñaki. Uno de sus mejores equipos fue el del año 1980, entrenado por José Fernández, ex jugador del C. D. Naval, Rayo Cantabria, Racing de Santander y Langreo, también había entrenado al C. D. Naval en la tempora­da 1979-80; el equipo estuvo formado por los siguientes juga­dores: Ignacio, Trueba, Ramón, Cianín. Emilio López, Nito, Viana, Pablo, Amor, Zubizarreta y Abad.
 
 
FÚTBOL FEMENINO
En el año 1971 se celebró el primer partido femeni­no en Reinosa, las chicas del Instituto jugaron, aproximadamente en Mayo, un desafío entre las de Ciencias y las de Letras, en el Campo de San Francisco y con equipajes que les dejó el C. D. Naval. El partido fue tan intere­sante que se decidieron a hacer una selección de los dos equi­pos para representar al Centro y jugar un partido más en serio, en el mes de junio, a beneficio de la Residencia de Ancianos de Reinosa. Su rival fue el equipo femenino de Casar de Periedo, jugándose el partido de devolución de visita en el Santiago Galas de Cabezón de la Sal. Del resultado ya nadie se acuerda pe­ro el espectáculo estuvo bien servido, fue una bonita atracción ver a tanta joven jugar al fútbol, por primera vez en Reinosa. El éxito estuvo confirmado por la asistencia de público que llenó el Campo de San Francisco, bastante más que en un buen par­tido del C. D. Naval.
Las chicas que jugaron aquellos partidos fueron, entre otras: Ana Isabel Ruiz, Ana Peña, Ma del Rosario Ruiz, Pili Pinacho, Loli Muriel, Isabel Poyato, Isabel Gutiérrez, Marisa Peña, Ma Car­men Romero y las hermanas Ortiz (Guiomar, Elena y Nany).
 
 
BIBLIOGRAFÍA

-Archivo Deportivo de Santander, 1948.
-50 Años del C. D. Naval, 1978.
-75 Años de Historia del C. D. Naval. F. Casuso, 2003.
-Imágenes del Deporte en Reinosa en el siglo XX. F. Casuso y A. Merino, 2007.
 
 
September, 2007