El túnel de Reinosa

Rafael Ferrer Torío y María Luisa Ruiz Bedia

"... Pero entonces, cuando vinieron los ingleses y empezaron a dar barrenos por esas cuestas, nos burlábamos de ellos.
- Sí; como no allanéis la sierra pa quépase la conductora por ahí... decíamos al verlos; y seguíamos carreteando. Cuando la primera conductora pasó de Alar a Reinosa, después de aquellas primeras fiestas que hicieron, que nusotros creímos que no eran más que diversiones de señores; cuando yo la vi carga un día y llevar ella sola en un viaje más sacos que los que podíamos portear veinte carreterías juntas ... vos aseguro que entonces me quedé suspensu, sin saber lo que me pasaba.
- Pero... ¿y después?
- ¿Cómo después?
- Cuando anduvo de Santander a Barcena.
-Daño nos hizo, Chisco, y muchos carreteros se retiraron entonces; pero nosotros toavía porteábamos entre Reinosa y Barcena, y nos iba mal.
- ¿Pero entoavía no vieron venir la nube?
- ¡Qué nube, puño! Lo que nosotros decíamos, ¿quién pasa las Hoces?
- ¡Concho con el hombre...! ¿Conque había visto que se pasaba too y no se creía que se iban a pasar las Hoces?
- Y nunca lo quise creer, puño. Y bien sabes tú que entoavía no se como las pasa, porque nunca me he querío poner en ella por no dir debajo de tierra, ni la he querido ver salir por aquél bujeru ahuman que hay en la Barcenilla.
- Pos si se empeñó en ser tan tercu no eche la culpa a la conductora.
- Pos, ¿a quién se la he de echar, puño?
-A usté, que no supo arreglarse y buscar nuevo modo de vida cuando pasó.
- S í; buen arreglo te de Dios ...La conductora y ná más que la conductora tiene la culpa. ¡Si lo decían tóos, puño! No se me podrá olvidar el último día que yo fui a Reinosa a pedir portes y me dijeron que ya no los había, ni los habría más porque too lo llevaba la conductora...".
EL ÚLTIMO CARRETERO
Cuento de D. Demetrio Duque y Merino [Reinosa, 1844-1903]. Publicado en el periódico "El Ebro" de Reinosa en los números 203 al 208. correspondientes al año 1888. Tomado de la Antología Temática de la obra del escritor campurriano, escrita por Teodoro Pastor Martínez en 1994.

NUEVA PUERTA HACIA EL FUTURO
Carlos Campuzano, ingeniero de caminos. Foto W. Atkinson. Patrimonio nacionalCuando en 1753 se inauguró el Camino Real de Burgos a Santander por Reinosa la carretería proporcionó mucho trabajo en esta villa. El tesón del Marqués de la Ensenada convirtió a Reinosa en el centro de gravedad del negocio harinero por cuyas calles circuló buena paite del trigo castellano que se dirigía al puerto de Santander. Almacenes, posadas, negocios de cría de animales de tiro, carpintería de carruajes, fraguas... surgieron y se desarrollaron amparados en esta actividad mercantil, que pronto se vio reforzada por la puesta en servicio del Canal de Castilla, con un extremo en Alar del Rey. a unos 50 km. de Reinosa. donde se concentraban los cereales castellanos para ser transportados hasta Santander. La imposibilidad de prolongar el canal hasta la costa cantábrica, como inicialmente se había pensado, hizo de la carretería una actividad muy demandada que habría de durar mucho tiempo, pero no fue así.
Sucedió como en el relato de Demetrio Duque, que pronto los carreteros tuvieron que competir con un nuevo modo de transporte que fue capaz de allanar el terreno y abrir túneles para adentrarse en las hoces. El transporte ferroviario estaba presente en España desde el año 1848, y llegó a Cantabria poco tiempo después. Entre 1852 y 1857 se ejecutó la obra entre Reinosa y Alar del Rey. y hasta nueve años más tarde el tren no pudo pasar de la estación de Reinosa, que seguía monopolizando los portes por el Camino Real hasta donde el tren había tendido sus vías. Primero hasta Los Corrales y posteriormente hasta Barcena (1860). Seis años de duro trabajo fueron precisos para configurar la famosa rampa Reinosa-Bárcena (Las Hoces), con un descenso de cota de 562 m. donde se rondaba, de una forma casi continua, la máxima pendiente permitida, 2,2°/o (22 milésimas). Cuando el tren salió de la estación de Reinosa y se adentró en el túnel más largo de la línea Alar-Santander (casi 1.300 m. de longitud), todo cambió en la villa ... "toavía no se habían cerrau tóos los portalones, y a unu de ellos me fui por no caerme en la calle. ¡Qué cambio. Chisco! Too aquello estaba sólo: ni carros ni güeis, ni gente. El portalonero, a quién antes nunca veías parau, estaba detrás del mostrador con los brazos cruziaus, como se si hubiá muerto tóo el mundo, y no hubiá quedao más que él pa sentirlo".

La trama urbana de Reinosa se articulaba en torno al Camino Real, y fue desplazando su área de influencia hacia la estación del ferrocarril y comenzó a mirar hacia ese otro camino, de hierro, que discurría paralelamente al primitivo, y tenía en el túnel la gran portalada, la nueva puerta de la villa, por la que se podía pasar hacia una nueva etapa en su historia.

Muchos años pasaron hasta dejar bien definido el trazado. En el primitivo proyecto del ingeniero de caminos Juan Rafo, desde Reinosa. sin túnel, el trazado llevaba a Aldueso, pasando por Requejo. Era el provecto de los cuatro planos inclinados de fuerte pendiente en los que sólo la tracción por cable podía dar respuesta. Pasaron los años, mientras se construía el tramo Alar-Reinosa y Barcena Santander, y los criterios de trazado variaron al existir locomotoras más potentes. Fue el momento para buscar una solución que no rompiera la continuidad con los proyectados planos. Las primeras tentativas del ingeniero de caminos Carlos Campuzano, en 1859, lograron que unos años más tarde el definitivo proyecto fuera aprobado siguiendo, sensiblemente, el mismo trazado actual, donde aparece como obra emblemática el túnel de Reinosa.

EL RÍO EBRO SE ASOMA AL TÚNEL

Plano de ReinosaDe igual forma que el rio Ebro pasaba bajo el Camino Real, tambien lo hizo bajo el nuevo camino de hierro. Entre la estación y el túnel, la vía salva el lecho del río con un puente que aún conserva los dos estribos y las dos pilastras equidistantes, de apenas dos metros de sección libre en altura. Preparada desde el inicio para albergar doble vía, un tablero de hormigón armado o pretensado permite en la actualidad soportar el tráfico para vía simple. En la parte no ocupada por el actual tablero se puede apreciar la cuidadosa labra de la sillería de todos los elementos que conforman el puente. A menos de trescientos metros, hacia el norte, está el túnel, con un gálibo suficiente también para doble vía.

Sobre el túnel, Reinosa continúa su expansión, pudiendo comprobar la escasa montera sobre la clave, aunque la pendiente del túnel (1.7%) le crea un desnivel entre ambas bocas de poco más de 20 m. Si esta circunstancia no hubiese existido, puede que un gran desmonte sustituyera al túnel, aunque la mala composición geológica de la zona (existen fenómenos diapíricos asociados a materiales del Triásico, concretamente del temido Keuper), hubiese aconsejado la solución tomada, para evitar los problemas en la explotación.

El puente sobre el Ebro, al que antes se aludía, pudo ser inicialmente de celosía metálica al estilo de los construidos en esta época en la línea Alar-Reinosa. Dada la poca luz entre estribos y pilas, es probable que el puente de hierro estuviera configurado por un tablero arriostrado por una celosía de un metro de altura.

Túnel y puente pudieron ser el objeto de una .singular representación artística que tuvo lugar en Madrid hace casi cien años, cuyo escenario principal se inspiró en esta sugestiva estampa, con las montañas circundantes como decorado complementario.

LA ZARZUELA "EL TÚNEL"

"El Túnel" es una zarzuela en un acto y tres cuadros, en prosa, según textos de Enrique Prieto y Ramón Rocabert. y música de Arturo Saco del Valle, que fue estrenada en el Teatro Cómico de Madrid el día 6 de Diciembre de 1904.

El autor musical, Arturo Saco del Valle, fue un compositor nacido en Cataluña de familia castellana, que dedicó toda su vida a la música. De joven fue pianista, y después compositor de música religiosa, sinfónica y zarzuela, género éste con el que logró sus primeros éxitos. En 1897 fue nombrado músico mayor de la Banda de Ingenieros, y también dirigió varias agrupaciones musicales como la del Sardinero de Santander.

Entre 1897 y 1912 llevó al teatro medio centenar de zarzuelas, algunas de gran éxito, como esta de El túnel. Murió en Madrid en 1932 con el bagaje de su participación en numerosas sociedades y agrupaciones relacionadas con la música y el arte, y condecorado en dos ocasiones por la monarquía.

El cuadro primero está ambientado en el invierno de las proximidades de la villa:

"Montañas nevadas de Reinosa. Al fondo la entrada de un túnel y delante un puente de hierro que se está componiendo. A la derecha, en primer término, una casita de un solo piso, con balcón y puerta practicable. En el segundo término la entrada de la cantina. A la izquierda una especie de cobertizo, bajo el cual habrá algunas piedras que servirán de asientos, y en medio una gran hoguera. Al fondo la línea, y a lo lejos se ve un túnel. En un lado del cobertizo una campana grande colgada. Al pie del balcón de la casa una escalera de mano apoyada en la pared. Está nevando y es la caída de la tarde".

Un poco de imaginación permite visualizar en la siguiente fotografía los elementos de la escena descrita, a falta sólo de la estructura metálica sobre el Ebro y de los trabajadores reparando la vía en las proximidades del paso a nivel.

"Escena primera: Tolino, Zeneque, Tito, Mesio, Celipe y Obreros. Luego Sebastián. Al levantarse el telón los obreros están trabajando en el túnel y el puente de hierro. A los primeros compases, y mientras están martillando, se oye el pito del tren a lo lejos y se le ve salir de un túnel, ocultándose luego detrás de las rocas. En seguida entra el coro".

Por el libreto existente, se puede deducir que la zarzuela narra una sencilla historia de amor en el ámbito de los trabajos de conservación de la línea terrea (la obra ferroviaria ya está finalizada, pues el tren circula). Se mezclan personajes típicos del lugar: obreros, el capataz, el ingeniero ... y la sobrina de la cantinera, Petruca, enamorada de uno de los trabajadores, y como telón de fondo la problemática social de una época. Al duro trabajo por las malas condiciones climatológicas se unen abusos de poder y situaciones de enfrentamiento entre personas, pero al final triunfa la justicia, con la expulsión del capataz y el criterio del ingeniero (¿sería de Caminos, Canales y Puertos?), que una vez zanjada la cuestión es seguido por los entusiastas obreros, adentrándose en el túnel, para continuar la labor y finalizar la representación.

Cuando estas líneas vean la luz faltará menos de un año para que se cumpla un siglo del estreno de la zarzuela, y tal vez fuese indicado transmitir a las autoridades y a la ciudadanía la posibilidad de poner de nuevo en cartel esta obra.

EL TÚNEL DE REINOSA TAMBIÉN PARA EL AVE

En mayo de 2003 se presentó el Estudio informativo del proyecto de línea dealta velocidad Venta de Baños-Santander. Tramo Alar del Rey-Santander. Sobre una cartografía poco adecuada a escala 1/25000, se analizan diferentes alternativas para dotar a la zonade un nuevo modo de transporte: el ferrocarril de alta velocidad. El estudio define la alternativa seleccionada, y en el subtranm Reinosa-Los Corrales la característica mas representativa es que utiliza, nuevamente el corredor del río Besaya y que reutiliza el túnel de Reinosa y la zona de la estación que comparte, como en el tramo Santander-Los Corrales, los dos anchos ferroviarios (normal y europeo), aunando dos épocas bien diferenciadas.

Si esta decisión se mantiene, entre Reinosa y Los Corrales de Buelna, con una longitud de línea férrea de 36.300 m., existirán 23.420 m. en túnel (65% del recorrido en túnel), de los cuales, el existente, de casi 1.300 m. de longitud, podrá ser considerado la reliquia del pasado. Cuando el proyecto se consolide, el túnel de Reinosa tendrá 150 años más que los modernos, que configurarán con el resto del trazado un camino más corto ya que con sus fuertes pendientes (3%) situarán a Reinosa de Santander a tan solo 73 km., 16 km. menos que en la actualidad.

Si el estudio pasa la tramitación establecida, el difícil tramo Reinosa-Los Corrales tendrá un coste de casi tres millones de las antiguas pesetas por cada metro de vía, es decir, un coste global del tramo de 100.000 millones de pesetas (650 millones de euros). Un tren podrá realizar el recorrido Reinosa-Los Corrales en poco más de 12 minutos, muy inferior a los 50 minutos actuales. Este significativo ahorro de tiempo se pone de manifiesto en el cuadro comparativo de esta página.

La nueva obra, encuadrada en el siglo XXI, recordará a la que se construyó hace 150 años, y tendrá como testigo de excepción, caso de no ser variada la propuesta, al túnel de Reinosa, que entró en servicio en 1866 y significó la puerta de salida hacia la costa y el emblema de una nueva etapa en la historia de la villa campurriana.
TRAYECTO
HOY TREN TALGO
AVE EN CANTABRIA
Madrid - Valladolid
2 horas 24 minutos
55 minutos
Valladolid - Alar del Rey
1 hora 9 minutos
35 minutos
Alar del Rey - Reinosa
44 minutos
18 minutos
Reinosa - Los Corrales
42 minutos
12 minutos
Los Corrales - Santander
36 minutos
25 minutos
TOTAL MADRID - SANTANDER
5 horas 35 minutos
2 horas 25 minutos
 
December, 2003