Refranero de Campoo. Homenaje al "Duende de Campoo"

José Calderón Escalada

El pasado día trece de marzo se han cumplido 25 años de la muerte de José Calderón Escalada el Duende de Campoo. Con este motivo CUADERNOS DE CAMPOO quiere realizar una pequeña aproximación al personaje y a su obra a la espera de poder conmemorar el centenario de su nacimiento en 1.999 con un estudio más profundo y diversificado. Los datos más relevantes de su vida los recogió el propio José Calderón en unos apuntes biográficos que se ofrecen a continuación.

 
BIOGRAFÍA
José Calderón Escalada. Foto GumerJosé Calderón Escalada nació en Mazandrero (Hermandad de Campoo de Suso) el día 13 de enero de 1899. Ingresó con beca por oposición, después de haber estudiado primero de latín en la Parroquia de Fresno del Río, en el Seminario de Burgos en septiembre de 1913, y permaneció en esta ciudad hasta junio de 1924, fecha de su ordenación por el arzobispo de Burgos, a cuya diócesis pertenecía. Desempeñó diversos cargos eclesiásticos siendo su primer destino Suano, en cuya parroquia ejerció de ecónomo desde el 3 de agosto de 1924 hasta el l0 de diciembre de 1925. Posteriormente fue párroco por concurso de la Hoz de Abiada desde el 10 de diciembre de 1925 hasta enero de 1941, momento en el que pasó a ser regente de Polientes (Valderredible) hasta mayo de 1942. Es nombrado coadjutor de Reinosa en mayo de 1942, donde también ejerce como confesor ordinario de la Comunidad de Hijas de la Caridad del Colegio del Niño Jesús durante tres trienios consecutivos y más tarde confesor ordinario de las Hijas de la Caridad del Santo Hospital. Desde 1943 es profesor de religión del Colegio femenino de Enseñanza Media "Nuestra Señora de Montesclaros": los primeros cursos con nombramiento del Arzobispo de Burgos y del Obispo de Santander, los años restantes (hasta 21) con el mismo nombramiento, pero después de haber superado un duro examen-oposición en septiembre de 1958. También será asesor religioso, a partir de 1945, de la Delegación Local femenina de F.E.T. y de las J.O.N.S. y, desde 1942 basta 1948, profesor de religión de la Escuela de Aprendices de la Sociedad Española de Construcción Naval. Desempeña otras muchas labores religiosas: consiliario de A.C., primero en la rama femenina de jóvenes, después en la rama de mujeres y simultaneando el trabajo también en la H.O.A.C. En 1965 es nombrado capellán y administrador de la residencia de Ancianos donde desarrolla una importante labor. Su vocación principal es la enseñanza, y considera vocaciones secundarias el estudio de las costumbres, de la historia y del folklore. El interés por estos temas se le despertó en el Seminario desde muy joven, impulsado por los consejos de algunos superiores y el aplauso de los primeros que leyeron sus páginas. Es para lo que cuenta con mayores aptitudes e inclinación, pero no puede desarrollar este trabajo como debiera, ni entregarse a ello como quisiera, porque las obligaciones de la Parroquia y del Colegio absorben casi todo su tiempo. Publica varios libros y multitud de artículos que aparecieron en diversos periódicos y revistas como EL DIARIO MONTAÑÉS, LA HOJA DEL LUNES, la HOJA REGIONAL de Reinosa, ALERTA y otras publicaciones de España y América. Como consecuencia de estas vocaciones "secundarias" fue nombrado en 1956 vocal de la Junta de Trabajo de la Casa de Cultura "SÁNCHEZ DÍAZ" de Reinosa, cuya Biblioteca, según confiesa es casi su único alimento intelectual. Se le reconoce su trabajo como investigador y pertenece a distintas entidades culturales, siendo miembro Correspondiente de la "REAL ACADEMIA DE LA LENGUA" y de la "INSTITUCIÓN CULTURAL DE CANTABRIA". Muere el 13 de marzo de 1972.
De su variada producción literaria hemos seleccionado el capitulo que dedica a los refranes de Campoo en su estudio sobre el lenguaje popular de este valle.  Pensamos que es una novedad para los lectores de la revista. por cuanto muy pocas personas han tenido acceso a este trabajo en una edición particular del mismo (25 ejemplares). La afición de José Calderón por recopilar y estudiar el habla popular se debió a la curiosidad de cierto veraneante de alto rango por conocer el significado de algunas expresiones que utilizaban las gentes del pueblo y que Don José explicaba con amabilidad y sabiduría. De este modo consiguió formar una colección de vocablos que no aparecían en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua a los que se daba otra acepción en Campoo, así como reseñar los refranes y dichos más utilizados. Por eso no se trata en la mayor parte de los casos de refranes exclusivos de la zona, pero si representan, con la explicación que los acompaña la forma de entender la vida de los campurríanos de su época.
 
REFRANERO DE LA MERINDAD DE CAMPOO
-En el huertuco del pobre, todas las cabras entran a comer berzas-. Con que se alude a la desgracia que persigue a ciertas personas.
-El que no quiere cavar el huerto, siempre está poniendo escajos al portillo-. Con que se alude al que siempre encuentra reparos para no hacer lo que debe.
-En casa del rico todas las vacas toran (se empreñan)­En el sentido de que la suerte siempre favorece al que menos lo necesita. Igual que:
-Al lechón gordo, untarle el rabo-. Al que más tiene darle más.
-El que ha sido toro, siempre rebumba (rebomba)-. Al que mucho tuvo, algo le queda.
-Ni sol que todo lo abrase, ni lluvia que todo lo anegue- Ni tanto, ni tan calvo.
-No hay caballo brioso, que no se vuelva jaca mohína-. El tiempo no pasa en balde y, como dicen las viejas, a mis años llegarás y lo verás.
-Anadar anadar y morir en la orilla-. Con que se alude no sólo al que después de una larga enfermedad fenece, sino también a los que, después de muchos afanes por conseguir algo. lo pierden a última hora.
-No entra mejor el que más se acofraña-. No alcanza más el que más se rebaja y adula.
-Tan delgado hizo el pescuezo que se le cayó la cabeza-. Tanto apuró la cosa que se le quedó entre las manos: tanto adelgazó la madera que no le sirvió para lo que quería.
-El que escavando se apolla (se pone en cuclillas), no lleva adelante la embelga (emelga)-. Se alude al que pretende una cosa y no pone los medios adecuados para conseguirla.
-No puede con el arra, y ya escupe por el colmillo-. Se alude al que presume de lo que no es.
-Ni soles que te atalambren, ni sombras que te empalidezcan-. Previene contra las exageraciones. Lo mismo que en latín - in medio, virtus-. En el justo medio está la virtud.
-No es mejor jabón el que da mucho bollo-. No hay que fiarse demasiado de las apariencias.
-Serás buen carretero, si sabes encarrilar los bueyes-. Desempeñará bien su oficio, el que sepa tener todas las cosas a punto.
-A las piedras mal careadas, el sol las tuerce-. Se alude al que hace cosas defectuosas y echa la culpa a cualquier circunstancia.
-Al gato cazarito, se le quemó el hocico-. Se alude al entrometido, que encontró su merecido.
-Coge las avellanas cuando esnojen-. Haz las cosas a su debido tiempo.
-De cosa ajena enhormar bien el saco-. Igual que - de lo que no cuesta llenemos bien la cesta -.
-De petaca ajena, cigarro gordo-. Como el anterior.
-De cuero ajeno, correas largas-. Como los dos anteriores.
-Mucho jujú, mucho jujú, y las mozas siguen solteras­. Alude a los mozos que rondan las calles y no se deciden al matrimonio.
-Quien de los suyos se exajena, mal camino lleva-. Alude al que se desvía de los buenos amigos.
-No es mala trucha la que huye del francao (tridente)­. Alude a los que saben esquivar los peligros.
-Si andas saltando por las bardas, no te quejes de los arañazos-. Atente a las consecuencias.
-El gorgollar del puchero, despierta el apetito-. Se mienta una cosa y entran deseos de poseerla.
-No peinas el pelo en el año, y te duele que te llamen osicaño-. Quieres una cosa y no pones los medios para conseguirla.
-Labrador de poco palmiento, nunca quitó el hambre-. De poco no se puede esperar mucho.
-De robar una morcilla, que sea el pastral-. Algo que merezca la pena.
-Morcilla que el gato lleva, no vuelve al varal-. No hay esperanza de que lo robado aparezca.
-Mucha sed tiene el que bebe por el pitano grande-. Alude a los viciosos que cada vez se enfrascan más en el vicio que los domina.
-Poco vende el que mucho se placea-. Andan mal los negocios que no se atienden como es de razón.
-No el que más trabaja sino el que más afina-. No el que más se mueve, sino el que mejor hace las cosas.
-Al cuerpo trunquido, no le pidas gallardía -. Nadie da lo que no tiene.
-¿ Envidia tienes?. Ujanos te roerán-. Tendrás tu merecido.
-Donde se tiende la lana, vedijas quedan-. Siempre queda algún indicio de lo que se hace.
-Por Santa Brígida, levantan la cabeza las venadijas-. Se acerca la primavera.
-No te pongas tan afuera, que te lleve la vilotrera-. No seas exagerado.
-No salgas que te la zarpan-. No hagas eso, que te va a salir muy mal.
-A la vaca josca (hosca), no le arrimes al ubre la zapita-. Mira con quién andas y lo que haces.
-La vaca muy zugada, siempre delgada-. No conviene abusar.
-Enero es caballero, como empiezo me lo llevo-. Alude a la constancia del tiempo que, bueno o malo, suele ser muy igual durante todo el mes.
-En enero, el buey y el varón hacen el riñón-. Para el uno y para el otro, es tiempo de descanso.
-La noche de la vijanera, cada vieja pone su puchera; y la que no la pon, el diablo la traspón-.
-Por las Candelas, demediarás tus pajuelas-. El ganadero que, para esa fecha, haya consumido más de la mitad de la ceba que guarde para sus ganados, notará la falta en abril o mayo.
-Me sacaste a marzo, me sacaste a abril, y en mayo me dejaste morir-. Tiene relación con el anterior y recuerda la conveniencia de guardar para más adelante, por lo que pueda suceder.
-El que para mayo no guardó, en balde envernó-. Tiene relación con los dos anteriores.
-En febrero busca obrero, a últimos que no a primeros-.
-En febrero busca la sombra el perro-.
-A dos y a tres, verás el mes-. Como estos días serán, de ordinario, los otros.
-Como quinta, pinta, si el sexto no se la quita-. Igual que el anterior.
-De padres gatos, hijos michucos-. Cada causa produce su efecto.
-Cuando a cambas, a cambas; cuando a bolsas a bolsas-. Cada cosa a su tiempo, y cada quien a lo que está.
-Marzo ventoso y abril lluvioso, sacan a mayo florido y hermoso-.
-En abril, setas a mí; en mayo, setas apaño; en San Juan, podridas van-.
-¿Cantó el sapo antes de abril?. Pronto se volverá a su cubil-.
-¿No cantó el cuco en abril?. O se ha muerto o no ha podido venir.
-A gusto de todos nunca llovió-.
-Sol madrugador y cura callejero, ni el sol dará calor, ni el cura será bueno.
-La abeja y la oveja, en abril dejan la pelleja-.
-Para las cuestas arriba quiero mi burro, que las cuestas abajo yo me las subo-. Para o momentos de necesidad quiero mi ayuda.
-Cuando el sol se arrecata, buen día cata-. Cuando después de un día nublado, luce el sol a la hora de ponerse, predice buen tiempo al día siguiente.
-Mayo pajarayo; San Juan cógelas del rabo que se te van-.
-El que con lobos anda, a aullar aprende-. Da a entender lo mucho que influyen las malas compañías en la conducta de cada uno.
-Por San Martín, mata al ruin; por San Andrés, a dos y a tres-.
-En agosto, frío en el rostro-. Da a entender lo poco que dura el verano en esta región.
-Septiembre, o seca las fuentes, o lleva los puentes-.
-Quien a ruin manda, ruin espera-.
-El trabajo del niño es poco, pero quien lo desprecia es loco-.
-Una golondrina no hace verano-. Un caso aislado no es una prueba.
-Poco se gana a hilar, y menos a mirar-.
-Hombre de muchos oficios, pobre seguro-. El que mucho abarca, poco aprieta. No se puede atender a todo, ni ser especialista en muchas cosas.
-El que piensa que otro no piensa, mal piensa-. Lo que a ti se te ocurre, puede ocurrírseles a los demás.
-Piensa mal y acertarás-. Piensa mal, y te quedarás corto.
-Al que ganados le faltan, campanucos oye-. Obsesionado con una idea, todo le suena a lo mismo.
-Oveja que bala, bocado que pierde-. Alude al que, por estarse hablando, olvida lo que tiene entre manos.
-Abra la ventana madre, que relinchan los mozos-. Se pone de manifiesto los deseos mal contenidos de la moza que espera a su amor.
-Cierra la ventana hija, que relinchan los mozos-. Se pone de manifiesto lo contrario que en el anterior, que la madre cuida de que la hija no se enamore de quien ella no quiere.
-Bien está la seda con el paño fino-. Igual que - cada oveja, con su pareja-.
-Con sombrero, y en alpargatas-. Alude a la desproporción que hay en algunos cuando los hechos no corresponden con las apariencias.
-Quien a los veinte no es valiente, y a los treinta no casó, y no es rico a los cuarenta, ese pájaro ya voló-.
-El que levanta demasiado la cabeza, no ve dónde pisa-. Alude a los orgullosos que, por presumir, no hacen lo que deben ni miden las consecuencias de sus actos.
-A la última vuelta se acuesta el perro-.
-El hombre donde nace, y el buey donde pace-.
-Ancha pata y grande oreja, señales son de buena bestia-.
-Bígaros suenan, cerca están las brañas-. Alude a los cuernos que tocan los pastores y a los mugidos de las vacas.
-Se me estellaron (secaron) las vacas, dice la moza que no quiere dar las natas-. Alude al que por no dar, dice que no tiene.
-Por San Blas la cigüeña verás; y sino la vieres, año de muchas nieves-.
-Por Santa Polonia, sale la cigüeña de Babilonia-.
-El cordero manso mama a su madre y a la ajena-. Por las buenas se alcanza más que por las malas.
-Tú que no puedes, llévame acuestas-. Del pobre todo el mundo abusa.
-Se erizan los pelos, cerca están los lobos-. Empieza el miedo por el mal que se prevé.
-El que de noche canta, el miedo espanta, o quiere que le oigan las muchachas-.
-Al perro que ladra, el miedo le despierta-.
-La zorra y el diablo no duermen de noche-.
-En lo eterno y en lo temporal, siempre por el camino real-,
-El que llega tarde, ni oye misa ni come carne-.
-El que a vísperas va, bien de más está-.
-A veintiséis y a veintisiete, verás el mes siguiente-. Quiere decir que como hace esos días así, poco más o menos seguirá haciendo.
-Párate a mear, y verás a tu compañero andar-.
-El decir y el hacer nunca comieron juntos-. Igual que  
-Del dicho al hecho hay gran trecho-.
-Bien están los grillos en los prados-. En sentido peyorativo, igual que 
-Bien está San Pedro en Roma-.
-Hoy domingo, mañana fiesta; buena vida es ésta-. Moteja al que sólo piensa en divertirse y descuida sus deberes.
-Lunes letaina (letanía); martes, letaina; miércoles letaina; jueves la Ascensión; el viernes coció mi madre y el sábado no quise venir yo-. Se dice del niño que por poco aplicado, descuida la escuela.
-El huerto del pobre nunca tiene espinos en la pared-. Igual que 
-En el huerto del pobre, todas las cabras comen berzas-.
-El toro más bravo acaba lamiendo la melena-.
-Segador que siegue bien, segarme ha, las hojas del llantén-. Como estas bojas están muy pegadas al suelo en forma de estrella, son la prueba de que el prado queda bien o mal rapado por el dalle del segador.
-Me entornaste el carro en el terrero, perdiste la fama de carretero-. El que hace mal una cosa, no se acredita de entendido en el oficio.
-Chospan los potros, no está lejos el verde-. Alude a los mozos descomedidos a la vista de las mozas.
-Por donde menos se piensa, amanece Dios-. Cuando menos se espera, se halla la solución de lo que parecía insolu­ble.
-Pica y afila, y afila y pica y el prado sin segar-. Alude al que da mil vueltas al asunto sin llegar nunca al verdadero nudo de la dificultad que trata de resolver (picar el dalle es martillearle el filo para estirarle y adelgazarle).
-El que lejos va a casar, o va engañado o va a engañar-
-Los santos de más lejos son los más milagrosos-. Alude al que busca fuera lo que tiene en casa.
-De lo que no cuesta, llenemos la cesta-.
-Si te ofrecen la vacuca, acude con la soguca-. La mejor manera de agradecer un favor es aceptarlo.

Foto Gumer. Dibujos inéditos de José Calderón
 

June, 1997